El reto de devolver el evangelio al corazón de la ciudad

El reto de devolver el evangelio al corazón de la ciudad Por primera vez en la Historia más de la mitad de la población mundial vive en las ciudades. Es en las grandes urbes donde se crea la cultura, el arte y las ideologías que definen a los países. ¿Qué lugar ocupan los cristianos y el evangelio en toda esta creación cultural? Frente a la tendencia de abandonar los centros urbanos, algunos llaman a volver al corazón de la ciudad. Xavier Memba y Rubèn Pocull forman parte del movimiento “City to City”, y han plantado una iglesia en medio del Poblenou, el barrio al que se han desplazado artsitas y todo tipo de empresas tecnológicas.

Barcelona se podría definir como uno de los puntos neurálgicos de la cultura europea. Un puerto turístico y de mercancías central en el Mediterráneo, un espacio de conexión entre España y el resto del continente, una arquitectura y un abanico de oferta artística ampliamente reconocida, músicos y diseñadores venidos de todos lados, áreas industriales, zonas de convenciones y congresos internacionales… Incluso una marca deportiva mundial, el FC Barcelona.

Es aquí donde Xavier Memba y Rubèn Pocull, responsables del proyecto CN22@, decidieron plantar una nueva iglesia. No es que en la ciudad no haya iglesias, claro que las hay. Pero mientras muchos proyectan abrir espacios cristianos fuera de la urbe, ellos pensaron en hacer lo contrario.

“El crecimiento de la ciudad es el reto misionero de nuestra generación”, dice Pocull, que tiene 31 años. “Algunas predicciones dicen que en 2050 el número de personas que vivirá en ciudades superará el 70%”.

LA CIUDAD COMO VIVERO DE LA CULTURA
Los impulsores del proyecto están convencidos que, ahora más que nunca, es necesario que el evangelio impregne las urbes . “Alguien ha dicho que la ciudad es el mejor invento de la humanidad (Glaeser), y desde un principio el relato bíblico nos presenta la ciudad como el lugar idóneo en el que florecen las artes, la ciencia, el ingenio, la creatividad y, en definitiva, la cultura”, explica Memba, de 41 años. “Es necesario que allí donde hay más gente haya también una mayor presencia y testimonio de la iglesia”. Porque una regla que se puede observar a lo largo de la Historia, apunta, es la siguiente: “Según vaya la ciudad, así irá la cultura”.

Memba y Pocull creen que la visión de las comunidades cristianas impactando en las ciudades viene de la propia iglesia primitiva, la del Nuevo Testamento : “Esa parece que fue la estrategia de un gran misionero como el apóstol Pablo: ir a las ciudades (Hch 16:9, 12), y plantar iglesias en cada ciudad (por ejemplo en Tito 1:5)”.

POBLENOU: EN MEDIO DE LA INNOVACIÓN
El proyecto CN22@ debe sus siglas a la llamada Ciutat Nova (en castellano, Ciudad Nueva), donde crece con fuerza un amplia zona de empresas punteras en innovación y nuevas tecnologías, el llamado 22@. Todo este dinamismo ha convertido al Poblenou, que es un barrio tradicional de toda la vida, en un vivero de ideas y creatividad.

Una galería de arte cerca del mar fue el lugar escogido hace un año y tres meses para empezar a reunirse. Eran tan sólo la cuarta comunidad evangélica en este barrio de 60.000 habitantes.

“Lo que nos ha traído a esta parte de Barcelona es su gran diversidad demográfica. Gracias a la transformación que ha supuesto el distrito tecnológico 22@, en Poblenou convive gente de la más diversa procedencia geográfica, social y cultural; desde la vecina de toda la vida que vive en una de las humildes casas de pescadores, al ejecutivo de una empresa internacional que ha transformado una de esas antiguas casas en un magnifico ‘loft’, pasando por el grupo de creativos que se han instalado en un moderno taller ubicado en alguna de las muchas naves industriales del s.XIX que han sido reformadas en estos últimos años”, explica Memba.

A ello se añaden estudiantes internacionales, jóvenes emprendedores, artistas, “son todas y cada una de estas personas las que tenemos en nuestra mente cuando pensamos a quién queremos alcanzar con el evangelio, y de hecho, nuestro propio grupo está compuesto por gente que responde a este perfil autóctono a la vez que cosmopolita del ciudadano típico de Barcelona”.

Siguiendo la visión de integrarse en el barrio, la lengua más usada en esta nueva iglesia es el catalán. También en su recién estrenada web , que incluye la transcripción de las predicaciones en la lengua autóctona, junto a su traducción al castellano. Es una de las formas en las que la nueva comunidad quiere mostrar su compromiso con la realidad cultural que les rodea. Puede ver un vídeo que explica esta visión aquí .

RELACIÓN, NO SIMPLEMENTE CONGREGACIÓN
Desde el principio, la idea fue la de construir puentes. “Hemos querido ser una iglesia basada en la idea de comunidad y construida alrededor del concepto de relación, y no simplemente conseguir llegar a reunir una gran congregación” . Memba cree que es posible ser “fiel a la verdad del evangelio, consciente y no acomplejada de nuestra herencia histórica como cristianos” a la vez que “sensibles a la realidad del contexto cultural en el que Dios nos ha puesto”. Se trata de combinar el evangelio inmutable con una cultura moderna en continuo movimiento.

“Los conceptos que nos gustaría que nos definieran”, insiste Pocull, son:“Fidelidad al Evangelio bíblico y sensibilidad cultural”. Algo parecido a lo que John Stott llamaba la ‘doble escucha’: “escuchar lo que dice la Palabra de Dios (la Biblia), y escuchar la voz del mundo que nos rodea. De esta manera podremos ver la respuesta del Evangelio a las preguntas de nuestra generación”.

VISIÓN SIMILAR EN OTRAS CIUDADES EUROPEAS
El enfoque de CN22@ y la pasión por ver el evangelio impactando la cultura urbana nace en parte de “City to City Europe” . Se trata de una red personas que plantan iglesias en todo el continente. De este modo, Memba y Pocull colaboran y comparten formación con líderes de iglesias incipientes en ciudades como Amsterdam, Atenas, Berlín, Roma o Budapest.

“Recibimos información de lo que algunas de las nuevas iglesias están haciendo a través de sus ‘newsletters’. Además, muchos de los líderes de los nuevos proyectos de diferentes ciudades nos conocemos de forma personal y tenemos buena relación”. Esta relación se ha fortalece en encuentros como el que este año tendrán en Praga.

Quieren conocer a personas que “están haciendo lo mismo que nosotros en otras ciudades europeas, aprender de su experiencia. […] En este tipo de encuentros se busca, además de la reflexión bíblica, fortalecer la relación entre los miembros de la red y conocer las experiencias de otras iglesias de diferentes capitales europeas”.

NUEVA YORK: EJEMPLO DEL AMOR POR LA CIUDAD
Toda esta visión de retorno a los centros neurálgicos de la ciudad tomó una fuerza especial hace unos años en Nueva York. La ciudad es un ejemplo claro de cómo una gran urbe marca la cultura de todo un país. Redeemer’s Church fue una iglesia que, consciente de esta realidad, decidió reconquistar el centro urbano con el evangelio . El pastor y autor Tim Keller lideró el proyecto, del que surgió después la filosofía que identifica “City to City”.

Memba explica que le impresionó “el énfasis desacomplejado que [Keller] en todo momento hace en el evangelio en su predicación, en la manera en que ha desarrollado todo el ministerio de plantación de iglesias en la ciudad de Nueva York e inspirado el mismo ‘modelo’ en otras ciudades de Estados Unidos y del mundo”.

Del autor destaca el libro “Center Church”, “un excelente legado para una iglesia que no reniega de su papel como agente de Dios para la evangelización y renovación del mundo”.

“Lo que me llama la atención de Keller”, añade Pocull, “es ver la identificación con la gente de su ciudad”. En sus predicaciones, se hace “las mismas preguntas que se haría un ciudadano de Nueva York, al enfrentarse al texto bíblico”.

EL EVANGELIO COMPARTIDO DE FORMA NATURAL
Ya pronto en su primer año y medio de existencia, la comunidad de CN22@ en su conjunto se plantea ahora cuáles son los siguiente pasos. Uno de los objetivos que aún están por cumplir es, por ejemplo, “encontrar el tiempo entre semana para tener grupos de estudio bíblico y oración, algo muy importante”, reconoce Pocull.

Pero la nueva comunidad sí ha conseguido algunas de sus prioridades. “Lo que intentamos es crear espacios que fomenten la relación y, a partir de allí, aprovechar la oportunidad para compartir el evangelio de una forma natural”. Para conseguirlo organizaron, por ejemplo, una cata de vino. “La finalidad no era hablar de cómo Jesús convirtió el agua en vino, sino simplemente disfrutar de una velada con amigos alrededor de una buena selección de vinos, con un experto enólogo (no creyente, por cierto), en un ambiente relajado y desenfadado que propició buenas conversaciones”. Otra iniciativa que recibió una buena respuesta fue un ‘rastrillo solidario’ que prepararon junto a una ONG.

Entre todos los pasos que hay por delante, Memba y Pocull querrán seguir mostrando a la gente del barrio cómo “el mensaje bíblico tiene implicaciones que van más allá del ‘campo espiritual’. Las necesidades físicas y cotidianas son importantes para Dios”.

El evangelio tiene respuestas a cualquier pregunta que se plantea en la ciudad. Creyendo esto, la comunidad del CN22@ intentará seguir siendo un vehículo para que muchos en Ciutat Nova reciban respuestas relevantes, las que se pueden encontrar en la Biblia.

Lea la noticia completa en Protestante Digital

About admin

Speak Your Mind

Tell us what you're thinking...
and oh, if you want a pic to show with your comment, go get a gravatar!