En Dios está la fuerza

En Dios está la fuerza Pastor de la Congregación de Las Acacias y presidente del Consejo Evangélico de Venezuela. Entrevistado de lujo por su formación, su fe, su dedicación y por la importancia que ocupa en Venezuela la Iglesia Evangélica, tanto como la Católica y la Judía.

-Pastor Olson, ¿cuál es la diferencia ente la Iglesia Católica y la Evangélica? ­

-Es distinta a la Iglesia Católica Romana, que es una organización eclesiástica, jerárquica, llegan a su unidad en la persona del Papa y del cuerpo de los cardenales y rinden allí su pacto de lealtad y su disciplina de vida, mientras que en el mundo evangélico cada congregación se llama Iglesia. Jamás seremos un sistema jerárquico porque a pesar de que haya agrupaciones de congregaciones, también hay múltiple agrupaciones pentecostales que tienen su propio matiz, pero todo el mundo evangélico tiene el mismo credo, las mismas declaraciones de fe. Soy presidente del Consejo, pero no tengo injerencia gubernamental sobre las congregaciones individuales y las asociaciones.

-¿Cómo llegan las personas a la Iglesia Evangélica?

-Hacemos mucho énfasis en que la persona, el individuo llegue a su propia relación con Dios. Cuando eso ocurre y la persona lo decide eso hace que toda la gente en la comunidad esté altamente comprometida. Pueden haber nacido en una familia evangélica o protestante, pero eso no los hace miembros, tienen que llegar por propia convicción. En el mundo evangélico cualquiera que sea su estilo hay un alto compromiso personal, individual y eso lo traslada a la comunidad o a su expresión dentro del contexto social sirviendo en obras sociales que no son evangélicas o sirven en obras políticas y encuentran el desenvolvimiento de su vida cristiana en ese sentido, pero muchas veces sucede que forman obras sociales y van creciendo y luego se identifican con el Consejo Evangélico o con la iglesia local para su respaldo moral, espiritual y algunas veces económico, pero cada una de esas obras tiene que buscar su propio sustento económico.De ahí se han desprendido en Venezuela muchas obras sociales y educacionales, colegios, escuelas, liceos, técnicos superiores, seminarios y mucho interés en crear universidades.

EL HOGAR, VIDA NUEVA AL FILO DE LA DESAPARICIÓN ­

- El Hogar Vida Nueva para el tratamiento y rehabilitación de personas atrapadas en la adicción de las drogas o el alcohol lo formamos a partir del 92, está en Las Adjuntas y en El Ingenio entre Guarenas y Guatire y ha sido muy especial porque han pasado por ahí como 4.000 varones internos, 10.000 en el programa ambulatorio y cientos que han hecho el proceso de desintoxicación y muchos que han sido favorecidos por nuestros programas de prevención a través de las empresas, bancos.

Lamentablemente, a pesar de su alto éxito comprobado con premios de las Naciones Unidas como comunidad terapéutica, no hemos sido favorecidos aquí por la Organización Nacional Antidrogas con el certificado de aprobación y eso ha hecho que ya no podamos funcionar y eso llevará, lamentablemente, al cierre del Hogar porque no tenemos en qué sustentarnos y sin certificado no podemos trabajar.

Ha sido un capítulo muy triste porque los resultados habían sido muy buenos y lo bello era que no cobrábamos, atendíamos a la población menos favorecida y veíamos los cambios. Seguimos funcionando pero a lo mínimo.

-¿Cómo se ha dado la labor de la Iglesia Evangélica en las cárceles?

-­El centro de la vida del mundo evangélico es la autoridad de las escrituras, su interpretación y la predicación para llegar a que genere fe en las personas y estas responden declarando su fe y a partir de allí la palabra rige nuestra fe y conducta. Sobre la base de eso hay distintas expresiones de la labor en las cárceles, diferentes grupos que van y se meten dentro de lo que es la miseria humana y los presos esperan porque son la expresión de esperanza que traen algo de comer, ropa, una palabra, algún contacto con el exterior. Eso produce un contacto inicial muy humano, muy relacional y se han granjeado con estos que son delincuentes, asesinos, la confianza como para abrirse sabiendo que estos hombres son íntegros y les piden ayuda, socorro y oran con ellos, les dan una palabra. Cuando salen se les da una mano para restablecerse o para volver a sus hogares.

-¿Se han formado grupos evangélicos dentro de las cárceles?

-Hubo uno bellísimo en La Planta hasta que lo desbarataron, todos los presos querían estar allí porque era limpio, tenían luz, comida, camas arregladas, se reunían, hacían sus cultos, estaban en paz, pero tenían un filtro estricto para poder ser parte de esa comunidad. En casi todas las cárceles de Venezuela hay pabellones evangélicos, donde se nutren, se apoyan, crecen y son muy respetados por los demás y por los directores de las cárceles.

Hoy en día ya no hay libertad para que entremos a las cárceles.

-Pastor, ¿tiene esperanza en la reconstrucción del país?

-Estamos viviendo una situación muy difícil y la reconstrucción de la nación va a ser muy difícil, el deseo está allí, todos queremos llegar al sufragio, al proceso electoral, que la nación pueda expresarse en completa libertad en la toma de decisiones en cuanto al futuro, que se puedan dar respuestas a las problemáticas y mantenerse dentro un proceso democrático. Ahí es donde se ciernen las nubes y las sombras y uno ve con angustia el futuro y eso lo ve no sólo una parte de la sociedad, todo el mundo. Los valores del espíritu son los que están sosteniendo al país, la gente todavía quiere creer, en el reducto de las comunidades de fe hay un cuerpo de personas que cree profundamente que en ese mundo del espíritu debe haber una renovación de la nación y nadie puede ni desesperanzarse ni negar esa posibilidad porque el ser humano tiene la capacidad de resurgir aun de las cenizas y debe anhelar lo mejor para su país, aquí hay una comunidad de personas que están orando intensamente porque creemos que Dios sí participa en el asunto histórico. Dios sabe cómo movilizar las realidades históricas para el bien de un país.

Lea la noticia completa en TalCualDigital.com

About admin

Speak Your Mind

Tell us what you're thinking...
and oh, if you want a pic to show with your comment, go get a gravatar!