Hondureños creen más en las iglesias que en políticos y Policía

El estudio, denominado “Cultura Política de la Democracia en Honduras y en las Américas 2012: Hacia la igualdad de oportunidades”, revela también la baja representatividad de los partidos políticos debido al deterioro significativo provocado por la insatisfacción hacia sus sistemas, luego de la crisis política del 28 de junio del 2009.

También denota el nivel más bajo de apoyo a la democracia entre todos los países que forman parte del Barómetro de las Américas, entre ellos México, Costa Rica, Colombia, Chile, Argentina, Venezuela, Brasil y Uruguay.

El documento fue preparado por el Proyecto de Opinión Pública de América Latina (LAPOP) de la Universidad de Vanderbilt de Estados Unidos y presentado en Tegucigalpa por el jefe del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Central de Michigan, Orlando Pérez, bajo el patrocinio de las no gubernamentales Hagamos Democracia, la Pastoral Cáritas de Honduras, la Confraternidad Evangélica de Honduras, la Universidad Metropolitana de Honduras y la Federación de Organizaciones Privadas de Desarrollo de Honduras (Foprideh).

CULTURA POLÍTICA

El estudio recoge la percepción de los hondureños en el presente año sobre cultura política a través de una muestra nacional de 1,728 hondureños encuestados, mayores de 18 años y residentes en el país.

La Policía Nacional, el TSC y el Consejo Nacional Anticorrupción se sitúan en la cola de las instituciones con menos credibilidad para los hondureños, entre otras.

Conforme al documento, la Policía Nacional, el Tribunal Superior de Cuenta (TSC) y el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) se sitúan en la cola entre las instituciones con menos credibilidad para los hondureños, seguidas del Tribunal Supremo Electoral (TSE), las elecciones, el Congreso Nacional y el Poder Judicial. En tanto que las iglesias, las Fuerzas Armadas, las municipalidades y los medios de comunicación social gozan de más confianza entre la gente.

Sin embargo, la encuesta revela que la credibilidad de la gente en todas estas instituciones bajó hasta un 34 por ciento en el 2012, en contraste con el 86 por ciento que dijo tener confianza en el 2010. “Creo que refleja la polarización política del país, el deterioro económico de la gente y el descontento porque las cosas no han cambiado, sobre todo en seguridad, como pensaron en el 2010, luego de superada la crisis política”, subrayó Pérez.

Otras conclusiones importantes tiene que ver con la disminución de la desigualdad social, la persistente inconformidad económica, reducción del nivel de desarrollo humano. La gente se encuentra en promedio más satisfecha con los servicios provistos por la municipalidad que con el trabajo del gobierno central. (EG)

Lea la noticia completa en La Tribuna.hn

About admin

Speak Your Mind

Tell us what you're thinking...
and oh, if you want a pic to show with your comment, go get a gravatar!