La Fraternidad Evangélica reflexiona sobre fe y política

La Fraternidad Evangélica reflexiona sobre fe y política El pasado sábado 30 de junio y en el ámbito del círculo de debates de la Fraternidad Evangélica de Madrid, tuvo lugar una reflexión sobre el papel del creyente de cara a las nuevas realidades socio-políticas, en base a instrumentos concretos de aproximación propuestos por el antropólogo Pablo Quezada, quien es Director Internacional del Proyecto País7. Hijo de pastor presbiteriano, ha realizado estudios de postgrado en Relaciones Internacionales en la Escuela Diplomática de Madrid y es doctorando en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense.

Inició su presentación ante los asistentes (menos de medio centenar de personas) expresando que el Objetivo General que persigue la estrategia y concepto País7 es “T.T”: Testimonio Total , lo cual implica el reconocimiento y apertura de y a nuevos ministerios para el Siglo XXI, a un concepto, sino distinto, al menos reactualizado sobre la interrelación iglesia-sociedad. Lo anterior implica, dijo, el surgimiento de un liderazgo social imbricado estrechamente con las demandas de los tiempos que corren. Citó I de Crónicas 12:32: “De los hijos de Isacar, doscientos principales, entendidos en los tiempos, y que sabían lo que Israel debía hacer, cuyo dicho seguían todos sus hermanos”.

Expresó que, desde el más profundo respeto a otros sistemas doctrinales, la fe cristiana histórica, por sus aportes a las artes, la ciencia, la industria y la paz, es y en justicia debe ser reconocida con distinción como patrimonio inmaterial, intangible de la humanidad, y que desde sus principios rectores se puede y debe postular un Nuevo Orden Cristiano Bíblico Internacional , en tanto objetivo estratégico global, puesto que el Nuevo Orden que se impone es en esencia el Antiguo Régimen, caracterizado por una sociedad fuertemente jerarquizada con una pirámide social de amplia base, inmovilizada, devaluada y obediente.

Propuso volver a la concepción de los reformadores del Siglo XVI, quienes por obediencia a la integridad de su llamado llegaron a ser, además de reformadores religiosos, reformadores sociales y que sus planteamientos coinciden, en alguna medida, con lo que modernamente se conoce como Movimientos Sociales , en razón del carácter reivindicativo de sus propuestas respecto de lo público, el poseer un sistema de pertenencia e identidad preclaros en orden a sus convicciones de fe, grados de organización informal (considerar la atomización del hecho protestante en cuanto representación grupal), en tanto esfuerzo colectivo destinado a modificar normas y valores.

Manifestó que, en su criterio, la comunidad cristiana bíblica internacional es una nación , por declaración escritural (I de Pedro 2:9), lo que coincide con disquisiciones de Ernest Renan sobre el tema.

Lea la noticia completa en Protestante Digital

About admin

Speak Your Mind

Tell us what you're thinking...
and oh, if you want a pic to show with your comment, go get a gravatar!