La iglesia evangélica alemana reconoce las uniones entre personas del mismo sexo como “equivalentes” a las heterosexuales

La iglesia evangélica de Alemania (EKD), la principal confesión del país junto con el catolicismo, ha emitido unas indicaciones orientativas en las que califican como “equivalentes en sentido teológico” a las relaciones de pareja entre personas del mismo o de distinto sexo. La decisión supone un hito importante en medio del debate interno de esta denominación protestante a propósito del reconocimiento de la igualdad LGTB, y no ha sido del agrado de todos.

El documento, hecho público por el Consejo de la EKD, lleva por título “Entre la autonomía y la dependencia – fortaleciendo la familia como comunidad segura”. Los autores, que afirman tener la “convicción básica” de que en la Biblia “la idea fundamental es una llamada a una vida en común fiable, llena de amor y responsable”, añaden que, por tanto, “las uniones entre personas del mismo sexo, en las cuales las personas se comprometen a una vida en común vinculante y responsable, deben ser también reconocidas en sentido teológico como equivalentes” a las heterosexuales.

Si bien la EKD no ha avanzado aún tanto como para apoyar oficialmente el matrimonio igualitario, sí especifican que cuando dos personas del mismo sexo se unen “declaran, como en un enlace matrimonial, aceptar un vínculo duradero y una responsabilidad mutua”. El documento desmonta también el argumento de la procreación como factor diferencial para discriminar a las parejas homosexuales al explicar que “no reducir a las personas a sus características biológicas es parte de la fortaleza de la visión evangélica del hombre”.

El líder de la iglesia evangélica, Nikolaus Schneider, sí que ha ido algo más allá al afirmar, en la presentación de las recomendaciones, que la “concepto evangélico del matrimonio” está “creciendo” por los cambios sociales que generan “nuevas libertades en la consideración de los divorciados, las familias monoparentales y las parejas del mismo sexo”.

El tono conciliador de Schneider y de las indicaciones no ha gustado, como era de esperar, al sector más conservador de la EKD. Según Michael Diener, jefe de la Alianza Evangélica Alemana (DEA, una organización interna de la iglesia evangélica), el documento constituye “una devaluación sorprendente” del matrimonio y la familia y una “negación del concepto del matrimonio como institución divina u orden natural de la creación” y considera que se trata de una “adaptación a los cambios sociales” que es “inaceptable” desde el punto de vista teológico.

Lea la noticia completa en Dos Manzanas

About admin

Speak Your Mind

Tell us what you're thinking...
and oh, if you want a pic to show with your comment, go get a gravatar!