Los teólogos de la liberación temen que el nuevo Papa siga la doctrina “medieval” de sus antecesores

Los teólogos de la liberación temen que el nuevo Papa siga la doctrina "medieval" de sus antecesores En 2006 se cumplían 100 años del nacimiento de un teólogo que fue -después de que lo hiciera Nietzsche, a finales del siglo XIX, desde su radical ateísmo- el primero que se atrevió a hablar, desde su fe profunda, de “la muerte de Dios”. En la madrugada del 9 de abril de 1945 era ahorcado en el campo de concentración de Flossenburg el pastor y teólogo protestante Dietrich Bonhöeffer, que había nacido en Breslau, hijo de padres luteranos y perteneciente a una familia de la alta burguesía, en febrero de 1906. Bonhoeffer planteó una pregunta inquietante: “¿Necesitamos una Iglesia?”

Nietzsche se hacía esa pregunta desde la increencia, Bonhöeffer desde la fe, que sabía muy bien que un “buen cristiano” es aquel que cree en un Dios que, justamente por serlo, “permite que los hombres le arrojen de su vidas”.

Los cristianos de hoy, huérfanos de “padre” por unos días, vuelven a preguntarse si, merced a la Iglesia en la que creen, Dios “está dormido”, como acaba de decir Benedicto XVI, unos días antes de su retirada definitiva, o simplemente “se ha muerto”. Es posible que Nietzsche, Hegel, Heidegger y el mismo Bonhöeffer pensaran, en el fondo del corazón, lo mismo. Que la muerte del “Dios occidental” era algo positivo, incluso necesario. La conocida como “teología radical de la muerte de Dios” tuvo la honradez y valentía de tomarse en serio las “sombras” que la idea de Nietzsche arrojaba sobre la Europa “cristiana”…

Lea la noticia completa en Publico.es

About admin

Speak Your Mind

Tell us what you're thinking...
and oh, if you want a pic to show with your comment, go get a gravatar!