Pastor evangélico invoca deber moral de ir en ayuda de indigentes

Pastor evangélico invoca deber moral de ir en ayuda de indigentes José Castañeda es el pastor del ministerio evangélico Futura Gloria de Sión que, como muchos otros, salen de noche a abrigar y entegar alimentos a gente en situación de calle. En general, personas como los indigentes de calle Bandera reciben de buena gana el aporte -y la prédica- en medio de la escarcha y la lluvia de los últimos días que ya ha cobrado por lo menos 2 víctimas.

El predicador asegura que los albergues se cierran a tempranas horas y esto dificulta la entrega de ayuda. “Nosotros salimos a alimentar personas en situación de calle, les llevamos frazadas y algunas bebidas calientes y sándwiches a gente a las 2, 3 ó 5 de la mañana. Ellos mismos nos han dicho que por los sobrecupos no pueden acceder a un techo y que tampoco hay frazadas para facilitarles”, explica Castañeda.

Agrega que el primer fallecido de la semana pasada era una persona que para ellos era conocida y parte de las salidas a terreno que comenzaron a mediados de junio. El brindar ayuda, sin embargo, no debería ser sólo del Gobierno o de las iglesias, sino de toda persona que se sienta tocada por la tragedia de otros, piensa este hombre que se hiciera conocido como el padre del niño predicador.

Valora que algunas personas hagan su propio acto benéfico al margen de instituciones. Recuerda a un grupo de amigos que en pleno carrete decidió hacer algo para alimentar y abrigar gente de la calle. “Nos encontramos y nos aprovecharon de preguntar qué caminos podían tomar y dónde ir a dejar la ayuda”, recuerda. De paso entrega el mapa de la solidaridad para quienes quieran hacer lo mismo.

EL MAPA DE LA POBREZA

Estos lugares son las inmediaciones del Hospital Barros Luco, Marcoleta, la Posta Central, Recoleta, La Vega Central por Lastra y Andrés Bello o el mercado de Lo Valledor. “Incluso en Calle Bandera hay muchos indigentes de la tercera edad y en San Antonio con Moneda hay una pareja joven con una mujer embarazada que vive en la calle”, agrega.

“Independiente de la iglesia el ciudadano tiene un deber moral. Todos vamos para viejos y nadie sabe lo que puede pasar más adelante. Hablamos de que Chile crece en leyes antidiscriminación, pero también es una forma de discriminación dejar que un anciano muera de frío”, dice José Castañeda, cuyo hijo precisamente predicaba contra la homosexualidad el año pasado.

La solidaridad no es exclusiva de la iglesia, insiste. “El Señor enseñó que debemos amarnos los unos a los otros sin mirar sectarismos, simplemente hay que practicar la misericordia sin mirar a quien. Desgraciadamente hay muchas iglesias con muchos recursos que, ya sean evengélicas o católicas, no hacen nada por la gente de la calle”, se lamenta.

Lea la noticia completa en La Nación (Chile)

About admin

Speak Your Mind

Tell us what you're thinking...
and oh, if you want a pic to show with your comment, go get a gravatar!